Masaje deportivo

A diferencia de un masaje relajante, el masaje deportivo es una herramienta esencial para preparar y recuperar la musculatura de quien practica ejercicio físico, ya que su rendimiento aumentará considerablemente.

Todo deportista de medio o alto nivel de competición debe cuidar su cuerpo con revisiones constantes tanto en el médico como en el fisioterapeuta.

Si alguna vez sientes dolor después de un entrenamiento, una carrera,  o una competición, debes saber que el masaje deportivo es la técnica más adecuada para la recuperación y el alivio del dolor, ya que mejora la circulación sanguínea y ayuda a eliminar las toxinas que se depositan en los músculos.

Este masaje está indicado no solamente cuando se tiene una lesión sino que, debe realizarse para evitar lesiones.

¿Cuáles son los beneficios del masaje deportivo?

Entre los muchos beneficios de esta técnica, podemos destacar los siguientes:

  • Prepara los músculos para el ejercicio
  • Aumenta la circulación de la sangre
  • Elimina las toxinas de los músculos
  • Previene lesiones de músculos y tendones
  • Tonifica el tejido muscular
  • Estimula la producción de adrenalina
  • Alivia el dolor post-entrenamiento

¿Cuál es la diferencia entre un masaje relajante y el masaje deportivo?

El objetivo principal del masaje relajante es promover la relajación y el bienestar de los músculos tensos. Sus maniobras son más suaves para que el cuerpo libere hormonas como la oxitocina y las endorfinas, que son responsables de calmar el cuerpo.

Para aquellos que practican actividad física y quieren maximizar sus resultados en el deporte, lo ideal es un masaje deportivo debido a que sus movimientos son más fuertes y más rápidos para promover una mejor circulación de la sangre, dejando a la persona “más tensionada y preparada” antes del ejercicio, y después del ejercicio para eliminar el ácido láctico, que es responsable del dolor muscular de aparición tardía, es decir, de las agujetas del día siguiente.

Etapas del masaje deportivo

Un masaje deportivo se puede hacer en los días de entrenamiento o en días alternos. Después de la competición sirve para relajar los músculos que se sobrecargan.

Para la preparación de la competición, el individuo debe someterse a varias sesiones de masaje divididas de la siguiente forma:

  • Pre-competitivo:antes de la competición se debe realizar una primera sesión de masaje deportivo, concretamente entre unas cinco y veinticuatro horas antes de la actividad o un duro entrenamiento. En este momento el masaje servirá para aumentar la circulación sanguínea, temperatura y la elasticidad muscular. Se debe aplicar usando una combinación de glicerina con alcohol para aumentar la temperatura de los músculos más rápidamente. También ha de hacerse de forma profunda y fuerte mediante movimientos de fricción.
  • Post-competitivo: esta fase del masaje muscular se debe aplicar entre los cuarenta y cinco minutos después del fin de la actividad y cinco horas como máximo. En esta ocasión, con este masaje se facilita la desaparición de las contracturas y toxinas provocadas por el sobre entrenamiento deportivo. Del mismo modo mejoraremos el aporte sanguíneo a los músculos trabajados. Más tarde, usaremos movimientos de sacudidas, vibraciones y percusiones en las zonas implicadas para relajar los músculos.
  • Mantenimiento: Este masaje deportivo de mantenimiento deberá aplicarse con un objetivo claro, diagnosticar posibles contracturas que ocasionen, a la larga, lesiones irreparables. Se debe llevar a cabo, como modo más razonable y recomendable, cada dos semanas. Como finalidad también tendremos la eliminación de la fatiga muscular y el mantenimiento de un buen grado o nivel de elasticidad. Para aplicarlo se debe utilizar aceites y cremas mediante amasamientos, vaciados y roces en las zonas más delicadas y que más trabajo tienen durante la semana.

CITA PREVIA:

Si quieres pedir cita previa o realizar cualquier consulta no dudes en llamar al teléfono,

620 04 35 31

Dirección: Avenida de Pamplona 7, entresuelo 2-B

Sueca, Valencia